¿Quién no tiene en un armario camisetas estampadas usadas, que nadie se pondrá nunca más, pero de las cuales es impensable deshacerse? Aprovéchalas para hacer una bonita colcha de camisetas recicladas, llena de recuerdos.

camisetas usadas reciclar

Arriba ves una pila de camisetas infantiles, ya demasiado pequeñas y algo desgastadas, que ocupaban espacio en un armario. Con tantos recuerdos asociados a ellas, me sabía mal tirarlas y mis hijas se resitían.

Abajo la colcha, o mejor dicho el cubre-cama, que hice con estas camisetas recicladas.

quilt de camisetas recicladas

Hay seguramente varias maneras de hacer un quilt de camisetas recicladas. Os explico la mía, fácil y rápida, por etapas.

Tutorial colcha de camisetas recicladas

Material necesario

Para hacer el top o cara de arriba del quilt:

  • Unas cuantas camisetas usadas. Cuántas exactamente depende del tamaño del quilt y cuánto tejido puedes recuperas de cada una.
  • Tela de algodón blanca o de color neutro fina y económica para patchwork (es decir, que se cose y acolche facílmente).
  • Entretela adhesiva en cantidad suficiente para toda la superficie del quilt. Me gusta el Termo adhesivo MistyFuse que puedes encontrar aquí, porque es fino y deja la tela suave y flexible. Si usas una entretela de cierto peso, posiblemente puedes prescindir de la tela de algodón. Puedes encontrar aquí varios tipos de entretela:

Entretelas adhesivas
Además, necesitas lo habitual para una colcha:

  • hilos para coser y acolchar
  • guata para patchwork (ver aquí una guata económica)
  • tela para la parte trasera

Seleccionar las camisetas

Claro se puede incluir todas las camisetas que tenemos. Pero muchas camisetas son de colores vistosos, hay un riesgo de mezclar colores que no combinen muy bien. Admito tener cierta obsesión para la combinación de colores. Creo que clasificar las camisetas en grupos de colores que combinen bien, y limitarse a un grupo por colcha, da mejores resultados.

En mi pila de camisetas estampadas, había unas cuantas de colores cálidos marrones y naranjas, y otras cuantos de gris azulados, color frío. También muchas muchas camisetas blancas. Decidé centrarme en esta combinación de colores. Dejé de lado una camiseta muy bonita de un tono azul que no pegaba en absoluto (siempre la podré usar en otro quilt) y unas de amarillo muy vivo.

Cortar las camisetas

La primera etapa es recuperar el tejido que puede ser útil de cada camiseta. Primero recorté las partes delanteras y las espaldas de todas las camisetas, eliminado las costuras, los cuellos, las mangas, las partes manchadas, etc. Todo esto lo guardé para rellenar camas para perros (tutorial aquí) que  hago para la protectora de animales, en invierno necesitan muchas camas.

Así quedan unas piezas más o menos rectangulares. Por cierto, por muy fan del cúter que sea, en este caso van mejor unas buenas tijeras.

Convertir tejido de punto en plana

A ninguna quilter le escapará la diferencia esencial entre las camisetas y las telas para patchwork, aunque ambas sean de algodón 100%:

  • las camisetas son de punto. El punto es elástico.
  • la tela para patch es plana. La plana tiene muy poca elasticidad.

Cada día en mi trabajo me llaman personas que quieren estampar tela de algodón por metro para hacer prendas y no saben si quieren punto o plana; no se han dado cuenta que las camisetas y las sábánas no tienen el mismo aspecto, que unas se estiran y las otras no.

Para usar tejido de punto en un patchwork, primero hay que estabilizarlo para que no se estire.

¿Solución? Pegar el tejido de punto en una tela plana. Cualquier tela económica para patchwork conviene, puede ser una tela blanca o una que tienes guardada que no te gustas, es igual, luego no se verá.

  1. Pegar el termo adhesivo con la plancha en el revés de cada pieza rectangular de camiseta, sin llegar a los bordes, para no pegar la quilt-camisetas-endroit-enverslmesa de planchar. Si usas MistyFuse (a mí me gusta por ser muy ligero y nada pegadizo), hay que usar una hoja protectora. Por cierto, el revés puede no ser el revés (interior) de la camiseta: en algunos casos, decidí girar el tejido porque el interior de la camiseta estaba en mejor estado que el exterior. En la foto se ve el derecho de las piezas naranja y blancas y el revés de la pieza gris.
  2. Cortar las piezas del quilt a las medidas que necesitamos. Ahora sí, con regla y cúter va muy bien.

Hice un patrón muy sencillo con cuadrados de 20x20cm, alternando cuadrados estampados y cuadrados lisos (algunos con el revés del punto, en mejor estado). Se pueden hacer diseños más sofisticadas, pero no hace falta.

Hacer la composición del top

Una vez tengamos todas las piezas cortadas, buscamos una manera de colocarlas que quede bonita.

  1. Disponer todas las piezas del quilt en la tela plana bien planchada, moviéndolas hasta que nos guste el conjunto. Para ajustar más facilmente las piezas, solaparlas de unos milímetros.
  2. Pegar con a plancha caliente todas las piezas en la tela plana. Apretar la plancha, levantarla, y apretarla en otra parte que pasarla, para evitar el desplazamiento de las piezas.

A mi me gusta alternar colores, y lisos/estampado, para no sobrecargar el diseño. Pero realmente depende del gusto de cada uno y del material que tiene a mano. Esto es reciclaje, ¡hay que adaptarse a las circunstancias!

Acabar la colcha de camisetas recicladas

Ahora el top se aguanta pegado a la tela blanca gracias al termo adhesivo. Falta sujetar todo esto definitivamente con hilo. Usé un punto decorativo de mi máquina de coser para repasar todas las juntas.

quilt de camisetas quilting

Luego por supuesto se puede poner trasera, acolchar más, etc, como un quilt habitual.

Acabé los bordes del quilt con un punto decorativo, ya que no lleva bies.

Así de fácil. Además, es un proyecto en el cual pueden colaborar los pequeños y no tan pequeños.

¿Te ha gustado este tutorial? Compártelo.