Patchwork contemporáneo gris, negro y rojo, colcha
"Modern strips", Creación FibraCreativa, 2011
Este quilt está pensado para adornar el sofá (y calentarnos mientras miramos una peli) de un salón urbano. Tanto los colores, en tonos de gris, con acentos rojos y negros, como el diseño, son de estilo decididamente contemporáneo.
A menudo, oigo decir “me gusta el patchwork, pero no encaja en mi casa, es moderna”… ¿Cómo es que nadie piensa que la pintura dejó de evolucionar con Goya, pero que la imagen del patchwork quede anclada en el siglo XIX? El patchwork puede ser tan contemporáneo o tradicional como uno quiera, como cualquier otro campo de diseño…

Telas

Las telas estampadas modernas, de algodón, eran un conjunto de estas muestras de colección que las tiendas a veces venden al cambiar de temporada, y que compré un día sin saber que haría con ellas: 4 con diseños vegetales, flores y hojas, y 5 con diseños geométricos. No me atrae mucho el gris en general, pero el rojo le aporta un toque vivo que lo “despierta”.
Las muestras tenían todas el mismo ancho, pero largos distintos, cada una medía un par de cm menos que la anterior, para que se pueden ver todas en conjunto. Al ser bastante pequeñas (menos de un fat quarter cada una), busqué una tela que les unificara. Primero probé un algodón gris antracita, que me pareció oscuro, y al final, decidí por una tela mezcla de algodón y lino 50/50 en tono natural, que hace resaltar bien los estampados. ¡Además, me encanta la textura del lino!
Telas modernas para patchwork contemporáneo en gris, rojo, negro, blanco

Sencilla técnica de construcción del quilt

Corté las telas estampadas en tiras de 4″ de ancho de largo variable (el largo de cada pieza), para aprovechar las telas al máximo; de hecho, ¡no me sobró absolutamente nada! Corté también unas tiras de 4″ en lino.
Repartí los estampados de forma irregular, con trozos de lino entremedio, buscando el equilibrio del diseño, tanto a nivel de color que de formas. Esto fue lo más entretenido, dediqué unas horas a mover las cosas de sitio en la pared de diseño, luego me cayó todo al suelo por una corriente de aire, suerte que había hecho una foto, como expliqué hace unos días…
Luego cosí las tiras, preparé la parte de detrás (un algodón liso del mismo rojo que el estampado) y la parte central (usé franela en lugar de boata, para que quede más fino), y asemblé todo con la técnica del “quilt as you go“, que suelo usar para los arrullos. Se puede, evidentemente, coser las tiras entre sí, y luego hacer un acolchado tradicional.
Ventajas y desventajas:
  • Esta técnica es más rápida, porque una vez acabado de coser, sólo falta poner el bies y punto! Pero resulta más difícil coser las tiras rectas, ya que hay que coser juntas las 3 capas enteras, más bulto que manipular. Creo que un tamaño superior a éste (colcha de sofá) sería muy difícil.
  • Funcionalmente, todo queda bien cogido, pero estéticamente, no se nota el acolchado, se ve el quilt muy liso. Para quienes piensan, como mi marido, que el acolchado arruina el quilt, es una técnica perfecta. Para quienes les gustan el efecto acolchado, se puede, por supuesto, acolchar más, pero entonces es más fácil usar la técnica tradicional.
Modern strips quilt en algodón y lino
"Modern strips". Creación Fibra Creativa, 2011

Un pequeño “accidente”

El efecto trapezoidal no es sólo una ilusión óptica: aunque medí (mal, supongo) el largo de las tiras, acabé con una diferencia entre la parte de arriba y de abajo, ¡de 5 cm ! ¿Qué hacer? Descarté deshacer lo todo, demasiado trabajo. Pensé en recortar los laterales, para hacerlos paralelos, pero entonces el borde gris claro se haría más estrecho en la parte de arriba. Creo que se notaría mucho y quedaría feo. A final, decidí que no se  trata de un quilt de arte, sino una colcha para doblar y usar en un sofá, situación en la cual no se aprecia el defecto, así que lo acabé tal cual, trapezoidal. ¡Resulta igual de cómodo para mirar la peli! Si hago otro, me fijaré mejor en el largo de las tiras…

Errare humanum est, perseverare diabolicum, decían los Romanos… No me desespera hacer errores, pero procuro no repetirlos! ¿Qué hacéis, amigas del patchwork, cuando las cosas no salen como previsto?

0 thoughts on “Quilt de patchwork contemporáneo en gris y rojo”

  1. J’aime bien les couleurs.
    Que le rectangle soit un peu déformé, ce n’est pas très important si on arrive à camoufler le défaut. Je n’est pas tout compris tu t’en doutes ….C’est pour mettre où ?
    Mem

    1. Le problème de parallélisme se voit au mur, mais pas quand le quilt est plié sur un sofa 🙂 je ne sais pas trop où je vais le mettre, peut-ètre dans le séjour, le gris va bien mais le rouge n’est pas du même ton que le tapis…
      Bises au Chat.

  2. Precioso, y ciertamente soy de las que opinaba que el patch no encajaba en mi salon, hasta que vi tu quilt. Mi salon es rojo,gris y ceniza oscuro, este trabajo tuyo le va perfecto,
    Besos
    Mari