Pared de diseño para patchwork
Mi pared de diseño para patchwork

¿Cuales son las herramientas más útiles para hacer patchwork? Si preguntamos a varios quilters, seguro obtenemos una variedad de respuestas. Para mí, sería: máquina de coser, cúter circular y tabla para cortar, y pared de diseño o muro de trabajo. Las 2 primeras son esencialmente herramientas de productividad; hacen el trabajo de cortar y coser más leve y rápido. En cambio, la pared de diseño es la clave de un quilt logrado.

Aunque los artistas que se precian no trabajarían sin ella, siempre es increíblemente útil, incluso con los diseños más sencillos o cuando seguimos un patrón. ¡Cuántas veces he cambiado completamente de idea al ver  el esbozo de un quilt en la pared! Curiosamente, cuando lo ponemos en vertical, tiramos 4 pasos por atrás y lo miramos de lejos, la perspectiva cambia completamente.

En este quilt muy sencillo, por ejemplo, la distribución de los cuadrados es clave.  La mejor manera de conseguir un conjunto armónico es colocar todo en la pared y mover las piezas hasta que quede bien. Luego, sólo hace falta coserla, ¡intentando no hacerse un lío! Muchas personas marcan las piezas con números. Otro truco es sacar una foto digital antes de empezar a coser.

Curiosamente, por muy imprescindible que sea una pared de diseño, no se venden en tiendas de patchwork (al menos que sepa). Nos las tenemos que hacer en casa, a medida. Hay varias opciones, en función de la necesidad. Puntos a considerar:

  1. El soporte: Obvio pero imprescindible, que se puedan clavar alfileres. Si es importante poder desplazarla (para llevarla a cursos o liberar espacio), es preferible una “pared” de material blando (como la mía aquí, hecha con “car liner”, este material que cubre el techo de los coches), o un soporte rígido ligero como la espuma de poliespan. Si se dispone de un estudio permanente, se puede “vestir” directamente una pared.  Conozco quilters que tienen paredes preparadas y cuelgan encima unas portátiles, para trabajar varios proyectos simultáneamente.
  2. El revestimiento: lo ideal es un material “peluchoso” como la franela, la boata de algodón, el “car liner”, o incluso la parte de detrás de un mantel plastificado. Así, las piezas de tela pequeña se enganchan temporalmente sin alfileres (sin no hay corriente de aire), lo que es muy práctico. La boata de algodón tiene la ventaja de soportar el calor, así que se puede planchar directamente encima, como lo hace Leonore Crawford conla técnica del “fusing” (enganchar con termoadhesivo de doble cara).
  3. El color: Tiene que ser neutro, es decir, no color: blanco, negro o gris, para no influenciar visualmente cualquier diseño. El gris es preferible, porque el blanco y el negro hacen resaltar los colores, cada uno a su manera. E. Hartmann de Oh Franson usa boata blanca, pero observar que sus quilts casi todos llevan fondo blanco, en este caso el blanco no engaña.
  4. El tamaño: Es bueno tener una pared grande para ver los quilts grandes enteros; una pequeña portátil puede ser muy útil para realizar piezas de tamaño reducido.

Con todo, 2 maneras de hacerse un pared de diseño:

  • Enrollable (como la mía en la foto): Se necesita: un trozo de “car liner” de unos 2 metros de largo por el ancho que viene, o un mantel grande plastificado con la parte trasera de “peluche”, una barra de cortina, un cordón para colgar. Doblar un lado estrecho del material de unos 8 cm, hacer una costura, pasar la barra dentro, atar el cordón a las 2 extremidades y colgar de la pared.
  • Rígida: Se trata de revestir un panel de material apta para clavar alfileres con un material como boata o franela (una sábana gris es perfecta). Luego se sujeta a la pared, de manera fija o temporal. Una muy buena explicación de Oh Fransson aquí, en inglés pero con muchas fotos.

¿Quién usa pared de diseño? Nos interesa tus opiniones, ideas o trucos, por favor compartir.

0 thoughts on “El diseño de una pared de diseño.”

  1. Necesito una regla para hacer ondas grandes de unos 12 cm, y no la encuentro en ningún sitio, ?me podeis ayudar¿.
    Gracias amigas, estoy con una colcha para mi nieta y termina en ondas y hay está mi problema, he quedado estancada.

    1. Efectivamente, este material parece estupendo para que se aguanten las piezas. Supongo que la razón para la cual la gente se los monta será para tener una pared fija con soporte rigido, o alguna barra sobre la cual enrollar. Con este material, segura que funcionaría aún mejor.

      Descubrí el patchwork en EE.UU. hace años, pero entonces sólo hice un par de Log Cabins. Al trasladarme a California en 2006, descubrí el lado más contemporáneo del quilting y me enganché en serio. Ahora he vuelto a Catalunya, aún estoy descubriendo el lado europeo, muy interesante. Me alegro poder comunicar con las aficionadas de aquí y aprender.

      1. Fantastico, estás super bien situada. Aquí en Gran Canaria estamos bastante alejados, y hay invertir bastante para poder hacer cursos.
        Sí, me quedé sin tiempo para absolutamente nada, ni siquiera para organizar mis fotos, dicho lo cual, cuesta mucho escribir en el blog. Etapas de la vida. Ahora parece que se me estan abriendo algunos huecos de tiempo. a ver si organizándome consigo volver a hacerlo. Gracias por tu interés 🙂

  2. Sí que se venden en las tiendas de patch (marca clover) Son muy útilies y cómodos y efectivamente no sabría vivir sin ellos. tengo varios: en la escuela, en casa, varios al uso, no sólo en la pared, sino también enrrollados, y a cada curso me llevo uno nuevo.

    1. Gracias Ana por corregirme. Cada día se aprende, la verdad. He visto decenas de personas venir a clase con paredes de diseño caseras, ninguna comprada, y profesoras explicando como hacerlas, nunca mencionando que se podian comprar; tampoco las he visto en las muchas tiendas que he visitado. Pero esto era en EE.UU., tengo poca experiencia aún con las tiendas de España. Curioso, allí suele ir sobre equipados de todo, ¿quizá en esto les superamos?
      Bueno, ahora que sabemos que se puede ir directamente a comprar si no tenemos ganas de lanzarnos en la fabricación, ¡ya no quedan excusas para no usar esta herramienta maravillosa!

      1. No sé, lleva años comercializándose, sale a unos 30 euros, este es el link Si en EEUU no los usan, sera porque les encanta hacerlo ellas, digo yo, porque que yo sepa son compradoras…
        Has estado fuera? que interesante!