cojín de patchwork gradiente violeta
Cojín gradiente violeta, Fibracreativa 2008.

En el primer artículo sobre  la teoría de los colores en patchwork, hablamos de… color. Más exactamente de tono o matiz, que es cómo diferenciamos los colores y les llamamos: azul, amarillo, naranja, verde…

Aun nos queda materia en cuanto a combinaciones armoniosas de colores, etc, pero antes, nos vamos a interesar por otro atributo muy importante de los colores: el valor.

Cuando hablamos de color, el tono es sólo un atributo, hay 3 parámetros esenciales:

  • tono, tonalidad o matiz, que llamamos comúnmente “color”: azul, amarillo, naranja, verde
  • valor o luminosidad: si el color es claro u oscuro.
  • intensidad o saturación: si es puro (o vivo) o apagado.

Hoy nos interesamos por el valor. Es muy importante en patchwork, porque su buen (o mal) manejo determina la luminosidad de un quilt, y hace resaltar el diseño.

El valor de los colores

Cualquier color puede ser claro u oscuro, sin cambiar de tono.

Para cambiar el valor de un color, le añadimos blanco o negro:

  • Añadiendo blanco obtenemos valores más claras.
  • Añadiendo negro progresivamente, obtenemos valores más oscuras.

En el ejemplo abajo, partiendo del color inicial azul cobalto (marcado por la flecha) hemos creado 3 valors más claros y 3 más oscuros, obtenemos así un gradiente de este color, o escala de valores. Sólo cambian los valores, el tono del color queda igual. El valor más oscuro lo podríamos llamar “azul noche” y el más claro “azul celeste”, pero siguen siendo el mismo tono o matiz de azul. No ha cambiado la proporción de colores que crea este matiz de azul, sólo se ha añadido blanco o negro (que no son colores).

degradado de azul
Degradado de azul

Los valores de un mismo tono, que forman un gradiente, siempre combinan bien entre sí.

Truco: Una manera segura de elegir varias telas de un mismo “color” sin arriesgarse, es escogiendo valores de un mismo tono. Cuando elegimos tonos distintos de azul, por ejemplo, pueden que queden bien o no (ya veremos porqué). Eligiendo valores de un mismo tono, vamos a lo seguro. Personalmente tiendo más a las combinaciones arriesgadas, pero es un truco que va muy bien.

En este proyecto, quería usar un estampado provençal que en su día fue una falda (verdadero espíritu de patchwork, usar telas de recuperación!) Este estampado lleva diseños en varios valores del mismo tono de azul sobre fondo blanco. Para complementarlo, compré un lote de telas teñidas a mano en un gradiente de azules, del mismo tono que el estampado. En esta foto se ven el estampado, las telas teñidas a mano, y el inicio de proyecto (muy  tradicional para mi, no?)

patchwork en gradiente de azules

En este caso, cambiar de tono de azul quedaría seguramente fatal, de hecho podemos ver que este tono de azul no combina nada bien con el gradiente de arriba. Si quisiera introducir otro color (tono) en este proyecto, la solución sería escoger otro color realmente distinto.

Pequeño quiz:

  • ¿Porqué no combinan bien los 2 ejemplos de gradientes de azul?
  • ¿Qué color(es) podríamos introducir es este quilt que combine bien con las que ya tenemos?

Para qué sirve el valor en patchwork

En patchwork, el valor es muy importante, tanto como el color (tono).

Los gradientes de valores aportan contraste y luminosidad a un quilt.

Si elegimos telas de valores muy similares, aunque incluyamos muchos colores variados, nos arriesgamos a obtener un quilt que parezca “plano”, sin dimensión, sin luz.

Un error frecuente de muchos quilters: entrar en una tienda de telas, elegir valores medianos, ni muy claros mi muy oscuros. Los valores medianos, son  muy bonitos, nos atraen la vista. A mi me cuesta: con mi afición para los colores vistosos, tengo que hacer un esfuerzo considerable cada vez que elijo telas para incluir valores claros y oscuros en mi selección. Individualmente, las telas claras me parecen sosas, las telas oscuras tristes. Los valores intermedios, en cambio, ¡me encantan! Pero necesitamos estos claros y oscuros, que crean contraste y aportan luminosidad. En pintura se llama el claroscuro, vale la pena mirar las obras de maestros como Velázquez.

Para ver si nuestra selección de telas es suficientemente contrastada (variada en valores, independiente del color), el truco es mirarla en blanco y negro. En gradientes de gris, el color no nos engaña, sólo vemos el valor y podemos fácilmente juzgar el contraste. Cuando sacamos fotos en blanco y negro, nos tenemos que esforzar para conseguir un buen contraste, sino la foto queda sosa. En policromía, el color engaña hasta cierto punto, pero el contraste, o la falta de contraste, se sigue notando!

Esta combinación de telas de batiks parece bonita a primera vista. Pero si la miramos en escala de grises, vemos las telas muy similares, falta contraste, y al quilt le faltará luz.

gradiente de azules y grises

Los gradientes de valor hacen resaltar el diseño

Muchos bloques tradicionales de patchwork, y combinaciones de bloques, crean diseños por el juego de valores de las telas.

Es el caso del muy conocido Log cabin tradicional. Las variaciones modernas del Log cabin, aunque formadas de manera similar a las tradicionales, no producen este efecto porque no se basan en este juego de gradientes.

El cojín de patchwork arriba, que hice en una clase de Mary Tabar, está inspirado en la técnica del “colourwash” (acuarela) en patchwork que hizo famosa a la quilter inglesa Deidre Amsden y ha inspirado a muchos otros quilters, como Lenore Crawford.

En este artículo (en inglés) del blog de Sew Katie Sew, se ven 2 ejemplos de quilts que ilustran muy bien cómo funciona el valor en patchwork. Los 2 quilts están hechos de telas de valores medianos y claros; en el primer quilt, los pedazos de telas de varios valores están repartidos por todo el quilt, lo que produce un efecto armonioso. En el segundo quilt, los pedazos de tela están agrupados por valor: se ven emerger diseños, los más oscuros forman las cruces, los más claros el fondo.

Cómo bien escoger los valores

Un par de astucias:

Cuando elegimos telas para un proyecto de patchwork o compramos telas, esforzarnos para incluir valores claros y oscuros en nuestra selección de telas, no sólo las telas que nos gustan a primera vista.  Si  compramos un juego de telas pre-cortadas, examinar la selección para asegurarnos que tienen suficiente contraste.

Si nos cuesta evaluar los valores de les telas, probar unos de estas técnicas:

  • Colocar las telas juntas, hacer una foto digital. Algunas cámeras permeten sacar la foto directamente en blanco y negro, si no fuera el caso, pasarla al ordenador y cambiarla a escala de grises.
  • Alternativamente, se pueden colocar las telas en una fotocopiadora y hacer una copia en blanco y negro.
  • Si no disponemos de ninguna tecnología, cerrar a medio los ojos (para reducir la luz) o situarse en un sitio bastante oscuro. Se pierde la percepción del color pero el contraste queda visible.

 Juegos y proyectos:

  1. Con pintura escolar  de un color a gusto, más blanco y negro, crear un gradiente de color. Observaremos cómo basta con muy poco negro para oscurecer un color, y en cambio falta mucho blanco para aclarecer.
  2. Cortar en revistas y material publicitario hojas impresas de colores, escoger un color y crear un gradiente, cortando y pegando tiras de papel en una hoja blanca. Cuidado, hay que seleccionar para que el tono sea igual, y que sólo cambie el valor!
  3. Buscar en libros, blogs, webs, museos, obras, que sean quilts o pinturas, que hacen un buen uso del contraste.
  4. Hacer un pequeño proyecto de patchwork jugando con valores, como un Log cabin o el cojín “acuarela”, que será el próximo SAL (o QAL = Quilt-along) de Marzo.

Opiniones y comentarios bienvenidos, así como respuestas a las preguntas arriba.

La próxima vez: intensidad del color, el atributo menos conocido y sin embargo… crucial!

En Abril empezaremos un nuevo QAL:

un cojín de patchwork con la técnica de la acuarela, un proyecto perfecto para aprender a dominar los valores de colores.

Para recibir toda la información, subscribirse al blog Fibracreativa o seguir el Facebook Fibracreativa!

0 thoughts on “El valor de los colores o la luminosidad en patchwork”

  1. Hola, me encanto tu articulo! Pero, cómo hago para saber si los dos colores que elijo son valores del mismo tono? Es decir, que no estoy eligiendo dos azules que van a quedar pésimos por ejemplo..

    1. Buena pregunta, efectivamente puede pasar que 2 azules no queden bien juntos para nada. La clave es fijarse en el tono de azul. Lo que da el tomo a un color es el o los colores que se mezclan en pequeña cantidad con el color principal. Por ejemplo, un azul puede tirar hacia el morado si contienen algo de rojo, o hacia el verde si contiene algo de amarillo. Normalemente, si nos quedamos dentro del mismo tomo, no hay problemas. Si mezclamos tono, puede quedar bien o fatal, depende del caso.

  2. Después de leerte cada vez estoy más convencida de que a mi sampler le falta algo.
    Ya no se si es que como tu dices he elegido telas de valores similares (las marrones de mi quilt casi me las oblogaron a coger),y si es que es es tan complicada la eleccion de las telas como la propia creación de la labor.
    Gracias
    Mari

    1. Tienes razón, en patchwork, el diseño puede ser igual o más de complicado que la técnica de costura. Depende del proyecto y del intento; el diseño puede ser muy sencillo si coges un patrón y compras las mismas telas que el modelo, y muy difícil si creas un proyecto original desde cero. Lo mismo para la técnica, entre coser cuadrados grandes en línea recta y hacer aplicaciones, pieceo uo acolchado muy imbricados, la dificultad varía muchísimo. Técnica y diseño son conocimiento distintos, pero los 2 contribuyen al resultado final, por eso es bueno aprender técnicas nuevas y experimentar con el diseño.

      En cuanto a tu sampler, he vuelto a mirar tus últimas fotos, no le veo problema. A mi me gustan los marrones, en cuanto a tono quedan armoniosos con los demás tones de colores; en cuanto a valor, si no tuvieras estos marrones, el conjunto quedaría muy pálido. Incluso he cogido la foto principal y la he pasado a escala de grises para comprobar, no se ve mucho contraste, pero suficiente. Además, la tela que tienes en el fondo ahora hace resaltar bien los bloques, les da vida, si lo usas para las tiras intermedias, creo que quedará muy bien.

      Creo que quizá el problema que ves es sencillamente un asunto de gusto personal. Es como los niños que dicen que la sopa de brócoli “es mala”. Puede ser la sopa perfectamente buena y no te gusta porque el brócoli no es lo tuyo! Quizá a ti te gustan las cosas más contrastadas (tu sampler tiene suficiente contraste para quedar bien, pero podría tener más) o te gustan más los tonos vivos que apagados (es el concepto de intensidad que voy a explicar en el próximo artículo). No te conozco para decir si es el caso, pero si te gustan mis creaciones, seguramente lo es, porque casi siempre trabajo en tonos vivos, lo que da a mis quilts un estilo contemporáneo. El patchwork tradicional, en cambio, se basa generalmente en tonos apagados, y en las tiendas aquí, se encuentran sobre todo telas de patchwork de colores apagados, como las que compraste.

      Quizá estas aun buscando tu estilo, o eres una quilter contemporánea que aun no lo sabe? Si quieres hacer una prueba, da un paseo por el blog de la Modern Quilt Guild (enlace en mi blog roll), si te gusta lo que ves, ya sabes!