Funda para cojines de patchwork Para cambiar de ambiente en el salón, no hace falta reformarlo todo: basta con cambiar unos elementos decorativos para dar un aire nuevo. Los cojines decorativos son estupendos para eso. Si se encuentran en buen estado, sólo necesitan una funda nueva. Pero las fundas requieren, para poder quitarlas y lavarlas, un sistema de cierre que a veces da pereza realizar (al menos a mí).

Con esta propuesta de “manga para cojín“, cambiar el look de un cojín alargado es asunto de media hora. Aquí empecé con 2 cojines idénticos de Ikea que llevaban algo de tiempo en el sofá de casa. Ya tenían su funda blanca con botones en la parte trasera made in Ikea, una buena base porque puede acomodar cualquier color y estilo sobre todo sobre un sofá gris.

El principio de la “manga” es sencillo: Manga de cojín Log cabin

  1. Hacer un rectángulo de patchwork a gusto, de un tamaño que corresponda a lo alto del cojín en un sentido por algo más de la tercera parte de lo ancho del cojín en la otra dirección (para que el cojín “salga” de los 2 lados).
  2. Coser en una extremidad una tela del mismo tamaño que el rectángulo (más costuras). Así obtenemos una pieza muy alargada que podrá dar la vuelta entera al cojín, que será la cara visible del quilt en forma de manga.
  3. Cortar una pieza de tela del mismo tamaño que será el back (parte interior, que prácticamente no se verá), una pieza de acolchado, adjuntar y acolchar a gusto.
  4. Doblar este gran rectángulo una vez acolchado, coser la costura.
  5. Enfilar sobre el cojín.

manga de cojín con aplicaciones

Con las mismas telas, hice 2 cojines a juego, con diseños distintos: el primero está basado en el tradicional Log Cabin; el segundo se compone sencillamente de cuatro rectángulos, y en cada uno hay una aplicación de un cuadrado pequeño de una de las telas de otro rectángulo. Se podría fácilmente hacer en patchwork, cortando tiras, en lugar de aplicación. Mi razón por escoger la aplicación es que inicialmente, sólo hice los 4 rectángulos, y al verlo, me pareció demasiado sencillo, así que añadí los cuadrados encima. A veces, ¡errores y rectificaciones determinan la técnica!

En total, una idea que se realiza muy rápido, tanto que tengo previsto hacer al menos otro juego en verde. Siempre me ha gustado la idea de cambiar el ambiente del salón con los cambios de temporada, aunque no suelo hacer nada, por inercia, ¡a ver si esta vez me animo!

Más ideas de cojines rápidos de estilo contemporáneo aquí.